El Husky Siberiano es un perro enérgico, que pasaron un proceso de selección de muchas generaciones para crear una raza de trabajo que fuera lo suficientemente resistente para soportar las condiciones del clima extremoso y amigable para convivir con la familia, así como cuidar a los niños y a las mujeres.

Una de las características que más llaman la atención del husky siberiano es la gran variedad de mantos que presentan, este debe tener un cuidado periódico para evitar que se vea maltratado.

El manto no actúa como un abrigo, como se pudiese llegar a pensar, sino como un aislante térmico, haciendo al husky siberiano apto para adaptarse tanto al clima frió como caluroso, sin embargo, el tenerlos en clima caluroso hace que muden de pelo constantemente y necesiten de cepillados más frecuentes a diferencia de aquellos ejemplares que viven en climas fríos que presentan solo dos mudas por año.

El husky siberiano tiende a tener problemas intestinales, ya que las croquetas de ahora y las dietas naturales incluyen grandes cantidades de carbohidratos y su sistema digestivo no asimila muy bien los mismos, debido a que su dieta se basaba meramente en grasa y proteína animal, y se seleccionaba a aquellos ejemplares que aprovechaban mejor este tipo de alimentos.

Debido a la selección tan especializada de la raza donde se sacrificaba a aquellos perros que tenían características o conductas no deseadas, las características se presentan de manera constante en todos los ejemplares.

La naturaleza amigable y confiada con extraños del husky siberiano puede cambiar con la edad, el  adulto en ocasiones puede llegarse a mostrar reservado o desinteresado por los extraños.

El nivel de territorialidad de un husky siberiano es muy bajo y son independientes, ya que piensan por sí mismos, evaluando las situaciones y decidiendo cómo actuar, y aunque a veces sus decisiones no coincidan con las de su dueño, lo hacen por el bien común, ya que ellos siempre buscarán el bienestar del grupo.

Huskies Siberianos Jugando.
Huskies Siberianos Jugando.

Requiere de una estructura jerárquica bien establecida y delimitada de su entorno, pues es un perro que madura psicológicamente muy rápido, y debe entender muy bien en dónde está parado dentro de la dinámica familiar y quién será su guía.

Es por esto que el husky siberiano es una raza con un grado de neotenia muy bajo, ya que su proceso de maduración es mayor que otras razas, alcanzando la madurez en un tiempo más corto, por eso es muy común ver ejemplares poco interesados en el juego durante horas, como por ejemplo salir detrás de la pelota. Se podría decir que son perros que disfrutan de un rato de juego pero que tienen su propia agenda, mostrándose a veces serios o distantes en su propio mundo.

Tiene un alto instinto predatorio, esto hace que persiga, atrape y mate a todo aquello que se mueva que no sea de su misma especie o humano.

Si se acostumbra al cachorro menor de 4 meses a interactuar con otras especies, pueden hacerlo sin problema alguno, sin embargo, se debe tener muy en cuenta, que aunque tu cachorro se lleve con tu gato, perico o cuyo, no le impedirá ir atrás de un gato o pájaro que vea en la calle. Este instinto debe ser tomado en cuenta a la hora de elegir esta raza, ya que muchas personas no están preparadas para ver como su perro destroza a un animal pequeño.

Su resistencia física es inigualable, pues fue diseñado para aguatar las condiciones extremas del ártico, pasando hasta 3 días sin casi comer, corriendo y arrastrando una carga por la nieve decenas de kilómetros al día. Si no se le da el estímulo adecuado, tanto físico como mental, se vuelven perros destructores, pueden pasar horas aullando y acabarán con todo lo que se les ponga enfrente, muebles, plantas, suelo, paredes, cavarán hoyos y acabaran con tu jardín.

Cuando llegan a su punto máximo de aburrimiento intentará por todos los medios escapar para buscar aquello que le hace falta, la estimulación física y mental, es por esto que son considerados como perros escapistas.

Son perros sociales tanto con humanos como con otros perros, pues un perro que está diseñado para trabajar con muchos más, no puede ser un perro agresivo, sin embargo, existen muchos ejemplares de husky siberiano con problemas de reactividad o conductas agresivas por el mal manejo de los dueños, ya sea por sobreprotección en su etapa de cachorro o por falta de socialización.

También gozan de la reputación de ser perros muy limpios y libres de malos olores, así como también son conocidos por ser son muy vocales cuando se trata de interactuar con las personas u otros perros.

 

Leave a Reply